Hormigón

El material por excelencia de la construcción

¿Qué es el hormigón?

El hormigón (concreto en Latino América) es un material compuesto, resultado de una mezcla de diferentes componentes, los cuales suelen ser arena, grava, cemento y agua.

Es un material que una vez dispuesto, puede durar durante décadas y que sigue siendo utilizado en la actualidad gracias a su resistencia. Entre sus usos destacados destacan: las estructuras, infraestructuras como puentes, túneles y grandes edificios, pavimentos e incluso es usado para fabricación de muebles y esculturas decorativas.

Ofrece multitud de posibilidades, tanto es así que puede parecer industrial y frio, pero también tradicional y cálido. Se puede, por tanto, transformar en lo que se necesite.

El hormigón es un material que se adapta según las necesidades. Existen diferentes tipologías que varían y tienen diferentes características y calidades, según los diferentes materiales agregados y las cantidades usadas de estos. Las posibilidades son muchas, lo que le permite su uso en cada caso particular.

Componentes del hormigón

Los componentes del hormigón, ingredientes o constituyentes del hormigón son los siguientes:

  • Cemento
  • Agua
  • Agregados
  • Aditivos

Cemento

El cemento es el ligante hidráulico por excelencia. Suele estar compuesto por piedra caliza y arcilla. Es uno de los componentes principales del concreto, que une sus componentes entre sí, y le otorga ciertas características esenciales, como por ejemplo su resistencia.

cement

La composición del cemento puede variar según los diferentes tipos de necesidades, lo que lo divide en varias categorías:

  • CEM I (cemento Portland) es un cemento adecuado para el diseño de concreto reforzado o pretensado porque ofrece un alto nivel de resistencia.
  • CEM II A o B (cemento Portland compuesto) tienen la particularidad de ser muy manejables. Por lo tanto, se utilizan en trabajos de uso común, como para soleras tradicionales o para recubrimientos simples.

EMC III A, B o C (cemento de alto horno) son adecuados para ambientes hostiles y se sabe que son duraderos.

EMC IV A o B (cemento de tipo puzolánico) también son adecuados para entornos agresivos, ideales para estructuras hidráulicas.

CEM VA o B (cemento compuesto) tienen las mismas propiedades físicas que CEM III pero no los mismos constituyentes.

Agua para la mezcla

El agua es un elemento esencial en la preparación del hormigón. Hidrata el cemento, lo que libera su capacidad aglomerante y también facilita la aplicación del hormigón.

El agua utilizada debe estar limpia (se debe evitar usar agua de mar) y no añadirse en exceso ya que esto puede afectar al rendimiento del hormigón. De hecho, podría disminuir su resistencia y durabilidad.

Agregados hormigón

Los agregados para hormigón puede ser de origen natural o artificial. Son granos minerales de tamaño variable. Como componentes, transmiten ciertas características técnicas y estéticas, en particular, ayudan a mejorar su resistencia.

La elección del tipo de granulado utilizado no debe hacerse a la ligera, ya que influirá en la durabilidad del hormigón. Existen diferentes tipos de agregados: rellenos, arenas, gravas, virutas y balastos.

Los diferentes tipos de agregados se clasifican de acuerdo con sus dimensiones, expresados por la fórmula d/D.

d = el diámetro más pequeño del agregado.

D = diámetro mayor del agregado.

Ejemplo: Si un granulado tiene poca masa y pasa a través de un tamiz de 6 mm y una gran cantidad de masa pasa a través de un tamiz de 10 mm, se llamará “granulado 6/10”.

Cuando d <2mm, se designa el granulado “0/D”.

Aditivos hormigón

Los aditivos son productos químicos que se agregan durante la mezcla y se dosifican ligeramente durante la preparación (suponen menos del 5% de la masa del concreto).

Estos productos ofrecen la posibilidad de mejorar ciertas características, como su tiempo de fraguado o sus propiedades hidrófugas.

Hoy en día, existen diferentes tipos de aditivos que le permiten obtener un concreto de gran calidad.

Ventajas del hormigón

  • Resistencia, gracias al fraguado.
  • Durabilidad, por mucho tiempo.
  • Accesibilidad, tiene un coste de producción muy económico.
  • Facilidad de producción.
  • Versatilidad, tiene propiedades plásticas.
  • Adaptabilidad a diferentes técnicas de construcción.
  • Esteticidad, permite diferentes texturas y colores.
  • Soporta temperaturas de más de 400ºC.
  • Funciona bien junto al acero y otros materiales.
Bonito diseño con hormigón

Tipologías

Con los nuevos avances tecnológicos, la gama de hormigón está en constante evolución.

Es un producto cuya composición evoluciona. Su dosificación y sus componentes se pueden adaptar según las prestaciones deseadas. Esto lo convierte en un producto muy versátil.Algunos de los más usados son:

Si quieres conocer más al detalle sobre estos 5 tipos más comunes, lee el siguiente artículo: Tipos de hormigón

¿Cómo hacer hormigón?

Para hacer los cimientos de una infraestructura, una losa o un muro, se usa generalmente hormigón. 

La realización de la mezcla requiere práctica, por lo que si no se tiene, será mejor dejarse aconsejar por algún profesional en la materia.

Por lo tanto, si tiene que producir una elevada cantidad de concreto, el uso de una hormigonera mecánica será de gran ayuda.

Hacer hormigón manualmente

Paso 1

  • Para comenzar, hay que asegurarse de que el suelo esté limpio.
  • Hay que dosificar correctamente los materiales en las proporciones adecuadas para el tipo de hormigón que se desee y colocarlos en el área que ha sido limpiada previamente.

Paso 2

  • Haciendo uso de una pala, se mezcla la grava y la arena en pequeñas pilas sucesivas para obtener una mezcla homogénea.

Paso 3

  • Luego se coloca el cemento en la pila que se hizo en el paso anterior y se mezcla todo para obtener una pila homogénea nuevamente.

Paso 4

  • Siempre equipado con la pala, se forma un pequeño cráter en el centro de la pila donde será vertida el agua.
  • Se lleva la mezcla al centro del cráter usando la parte posterior de la pala hasta obtener una mezcla homogénea y firme.
  • Para saber si la mezcla está lista para usar, se puede verificar con la pala que la mezcla tenga una buena consistencia.

Hacer hormigón con una hormigonera

Además de ser fácil, rápido y menos agotador que la mezcla manual, la mezcla con el mezclador de cemento hará que el trabajo sea más fácil y permitirá hacer una mayor cantidad de hormigón.

El tipo de hormigonera puede variar según los volúmenes deseados. Para un volumen de concreto alto, se debe de considerar una hormigonera grande y con motor de gasolina. Para un volumen bajo, un tanque pequeño y un motor eléctrico serían suficientes.

Antes de comenzar a mezclar, hay que tomar algunas precauciones:

  • Hay que asegurar que la hormigonera este limpia.
  • Revisar que la maquina este instalada y anclada correctamente.

Paso 1

  • Encender la hormigonera y añadir agua gradualmente.
  • Mezclar hasta que se forme una pasta consistente.

Paso 2

  • Verter el cemento y dejar que se disuelva.

Paso 3

  • Teniendo en cuenta las proporciones correctas, se añade la arena y la grava.
  • Dejar que se mezcle todo durante un rato.

Paso 4

  • Cuando la mezcla esté lista, esta se vierte en una carretilla.
  • Hay que tener en cuenta y esto es muy importante, que hay que limpiar la hormigonera con abundante agua tras acabar de usar, porque de otro modo el hormigón se solidificará en su interior.