Hormigón

¿Qué es el hormigón?

Hormigón, también llamado concreto en Latino América es un material compuesto o el resultado de una mezcla de diferentes componentes. En general, los principales ingredientes utilizados son arena, grava, cemento y agua.

Es un material que una vez dispuesto, puede durar durante décadas y que sigue siendo utilizado en la actualidad gracias a su resistencia. Entre sus usos destacados destacan: las estructuras, los pavimentos de hormigón e incluso es usado para fabricación de muebles y esculturas decorativas.

El hormigón ofrece multitud de posibilidades, tanto es así que el hormigón puede parecer industrial y frio, pero también tradicional y cálido. Se puede, por tanto, transformar en lo que se necesite.

El concreto es un material se adapta según las necesidades. Los tipos de hormigón varían y tienen diferentes características y calidades, según los tipos de materiales agregados y las cantidades usadas de estos. Las posibilidades son muchas, lo que le permite su uso en cada caso particular.

Aquí te explicamos como es el proceso de fraguado del hormigón.

Componentes del hormigón

Los componentes del hormigón, ingredientes o constituyentes del hormigón son los siguientes:

Cemento

El cemento es el ligante hidráulico por excelencia. Suele estar compuesto por piedra caliza y arcilla. Es uno de los componentes principales del concreto, que une sus componentes entre sí, y le otorga ciertas características esenciales, como por ejemplo su resistencia.

cement

La composición del cemento puede variar según los diferentes tipos de necesidades, lo que lo divide en varias categorías:

CEM I (cemento Portland) es un cemento adecuado para el diseño de concreto reforzado o pretensado porque ofrece un alto nivel de resistencia.

CEM II A o B (cemento Portland compuesto) tienen la particularidad de ser muy manejables. Por lo tanto, se utilizan en trabajos de uso común, como para soleras tradicionales o para recubrimientos simples.

EMC III A, B o C (cemento de alto horno) son adecuados para ambientes hostiles y se sabe que son duraderos.

EMC IV A o B (cemento de tipo puzolánico) también son adecuados para entornos agresivos, ideales para estructuras hidráulicas.

CEM VA o B (cemento compuesto) tienen las mismas propiedades físicas que CEM III pero no los mismos constituyentes.

Agua para la mezcla

El agua es un elemento esencial en la preparación del hormigón. Hidrata el cemento, lo que libera su capacidad aglomerante y también facilita la aplicación del hormigón o concreto.

El agua utilizada debe estar limpia (se debe evitar usar agua de mar) y no añadirse en exceso ya que esto puede afectar al rendimiento del hormigón. De hecho, podría disminuir su resistencia y durabilidad.

Agregados hormigón

Los agregados para hormigón puede ser de origen natural o artificial. Son granos minerales de tamaño variable. Como componentes principales del hormigón, le transmiten ciertas características técnicas y estéticas, en particular, ayudan también a mejorar su resistencia.

aggregates

La elección del tipo de granulado utilizado no debe hacerse a la ligera, ya que influirá en la durabilidad del hormigón. Existen diferentes tipos de agregados: rellenos, arenas, gravas, virutas y balastos.

Los diferentes tipos de agregados se clasifican de acuerdo con sus dimensiones, expresados por la fórmula d / D.

d = el diámetro más pequeño del agregado.

D = diámetro mayor del agregado.

Ejemplo: Si un granulado tiene poca masa y pasa a través de un tamiz de 6 mm y una gran cantidad de masa pasa a través de un tamiz de 10 mm, se llamará “granulado 6/10”.

Cuando d <2mm, se designa el granulado “0 / D”.

Aditivos hormigón

Los aditivos para hormigón son productos químicos que se agregan durante la mezcla del hormigón y se dosifican ligeramente durante la preparación (suponen menos del 5% de la masa del concreto).

Estos productos ofrecen la posibilidad de mejorar ciertas características del hormigón, como su tiempo de fraguado o sus propiedades hidrófugas.

Hoy en día, muy difundidos, existen diferentes tipos de aditivos que le permitirán obtener el concreto de sus sueños.

3. Diferentes tipos de hormigón

Con los nuevos avances tecnológicos, la gama de hormigón está en constante evolución.

El hormigón es un material cuya composición evoluciona. Su dosificación y sus componentes se pueden adaptar según las prestaciones deseadas.

Todo esto se consigue alterando cualquiera de sus componentes básicos y añadiendo diferentes aditivos. Esto hace que el hormigón se un material muy versátil.

Si te interesa, aquí tienes un artículo más elaborado sobre los diferentes tipos de hormigón.

Hormigón reforzado con fibra

El hormigón reforzado con fibra es un material en el que se integran fibras sintéticas o metálicas de varios tamaños y se distribuyen homogéneamente en la masa del hormigón.

steel fiber reinforced concrete

Hay diferentes tipos de fibras, con diferentes impactos en el hormigón. Su función es mejorar ciertas características del concreto, como la resistencia a la flexión o la limitación del agrietamiento.

Dosificación de 0.5 a 2% por m³ de hormigón, estas fibras tienen características intrínsecas: composición, tamaño, forma.

Existen diferentes categorías de fibras, que incluyen:

  • Fibras metálicas.
  • Fibras organicas.
  • Fibras minerales.

Enlaces de interés sobre las fibras para reforzar hormigón

(Un par de enlaces a estudios técnicos en inglés)

Hormigón autocompactante

El hormigón autocompactante, caracterizado por su fluidez, difiere de los hormigones tradicionales por sus propiedades en estado fresco.

De hecho, el HAC (Hormigón Auto Compactante), gracias a los diversos componentes que lo componen, tiene la capacidad de establecerse donde se aplica, sin recurrir a un sistema de vibración para homogeneizarlo.

Beneficios del hormigón auto compactante

Instalación o implementación

  • No necesita un sistema de vibración para amoldarse al encofrado.
  • Disminuye el tiempo del hormigonado.
  • Bueno para moldes o encofrados “difíciles” donde otros hormigones no llegan a fluir.
  • Se obtiene una superficie suave.

4. Hormigón decorativo

Además de satisfacer muchas necesidades en el mundo de la construcción, el hormigón es un material que también se ha puesto de moda en cuanto a decoración.

Sobre todo en su aplicación en suelos. Ya sea en interiores o exteriores, aparece en diferentes formas, lo que da como resultado varios métodos para aplicarlo.

Los hormigones decorativos incluyen los siguientes:

Hormigón desactivado u Hormigón lavado

Para realizar este acabado se utiliza un aditivo en la mezcla, el “desactivante” que hace que el hormigón tarde en fraguar.

Cuando ya queda poco para que seque, se limpia la capa superficial para eliminar todo el cemento y dejar los agregados expuestos.

En este acabado es importante usar unos agregados estéticos y de calidad, ya que estos serán la parte vista.

hormigon desactivado

 

 

Foto de nuestros compañeros www.deltapav.it en Italia.

Este acabado en hormigón desactivado es ampliamente usado en parques, ciudades, aceras, etc.

Hormigón coloreado

El hormigón se puede colorear de cuatro formas diferentes:

  • Tinte.
  • Pigmentos integrales.
  • Endurecedores de color.
  • Acido.

Cada uno de estos métodos de coloración produce diferentes aspectos y viene con su propio conjunto de ventajas y desventajas.

Hormigón encerado

El hormigón encerado es un hormigón decorativo sobre el que se aplica una cera después del endurecimiento. Se puede aplicar a muchos sustratos, es impermeable, duradero, duradero y fácil de mantener.

5. Pavimentos de Hormigón pulido

Es un hormigón cuya superficie ha sido lijada y pulida después del endurecimiento. Los diversos procesos de mejora realizados, hacen que la superficie de los pavimentos de hormigón se transforme en una superficie lisa y con un aspecto brillante.

polsihed-concrete

En BECOSAN® somos expertos en hormigón pulido, tenemos una sección de artículos dedicados a este sector de los suelos de hormigón pulido. Te mostramos a continuación, algunos que te podrían interesar:

6. Hormigón de alto desempeño

El hormigón de alta compresión (HAC) o concreto de alto rendimiento, apareció en la década de los 80. Este hormigón de alto desempeño se caracteriza por su resistencia mecánica (que varía de 50 a 100 MPa) en comparación con los del concreto convencional (25 a 35 MPa).

Más allá de una resistencia de 100 Mpa, hablamos de un hormigón de muy alto rendimiento.

Aquí te dejamos un enlace técnico de interés sobre el hormigón de alta compresión.

Esta mezcla presenta las siguientes características:

Resistencia:

  • Alta resistencia a la compresión, lo que reduce la cantidad de concreto necesaria.
  • Muy baja porosidad.

Durabilidad:

  • La durabilidad de este material permite su uso en ambientes hostiles y reduce los costes de mantenimiento en la estructura.

7. Hormigón Impreso u Hormigón Estampado

Este acabado del hormigón puede simular distintas texturas y materiales. Es una técnica muy sencilla de entender: cuando aun esta fresca la mezcla, se realizan estampados en el hormigón con diferentes moldes para que este una vez seco luzca como se haya elegido.

stamped-concrete

Este acabado para el suelo es impresionante y combinado con los pigmentos de colores se puede imitar multitud de acabados, desde losas, madera, piedra, etc.

Aquí, un artículo más detallado sobre el hormigón impreso.

¿Cómo se instala el hormigón impreso?

La implementación es bastante sencilla.

Por lo general, estos 4 pasos bastan para hacer hormigón impreso:

  • Verter el hormigón en la losa de hormigón como de costumbre.
  • Colocar las matrices.
  • Rociar el tinte de endurecimiento y el patrón para incorporar en el hormigón.
  • Retirar los moldes cuando con la presión de un dedo no se pueda hacer ninguna marca en el concreto.

La losa de hormigón estará entonces estampada y ya con el color deseado. Todo lo que queda es eliminar el endurecedor no incorporado utilizando agua a presión.

Es recomendable que un profesional competente lleve a cabo este tipo de trabajos, ya que se puede colocar mal los troqueles o desalinear el tinte y obtener un resultado inferior a las expectativas que se tenían.

8. Hormigonado: mezclando el hormigón

Para hacer los cimientos de una infraestructura, una losa o un muro, probablemente tendrá que usar hormigón. 

La realización de la mezcla de hormigón requiere práctica, por lo que si no se tiene, será mejor dejarse aconsejar por algún profesional en la materia.

Por lo tanto, si tiene que producir una elevada cantidad de concreto, el uso de un mezclador de concreto será de gran ayuda.

Hacer hormigón manualmente

Paso 1

  • Para comenzar, hay que asegurarse de que el suelo en el que se va a disponer el hormigón esté limpio.
  • Hay que dosificar correctamente los materiales en las proporciones adecuadas para el tipo de hormigón que se desee y colocarlos en el área que ha sido limpiada previamente.

Paso 2

  • Haciendo uso de una pala, se mezcla la grava y la arena en pequeñas pilas sucesivas para obtener una mezcla homogénea.

Paso 3

  • Luego se coloca el cemento en la pila que se hizo en el paso anterior y se mezcla todo para obtener una pila homogénea nuevamente.

Paso 4

  • Siempre equipado con la pala, se forma un pequeño cráter en el centro de la pila donde será vertida el agua.
  • Se lleva la mezcla al centro del cráter usando la parte posterior de la pala hasta obtener una mezcla homogénea y firme.
  • Para saber si la mezcla está lista para usar, se puede verificar con la pala que la mezcla tenga una buena consistencia.

Hacer hormigón con una hormigonera

Además de ser fácil, rápido y menos agotador que la mezcla manual, la mezcla con el mezclador de cemento hará que el trabajo sea más fácil y permitirá hacer una mayor cantidad de hormigón.

El tipo de hormigonera puede variar según los volúmenes deseados. Para un volumen de concreto alto, se debe de considerar una hormigonera grande y con motor de gasolina. Para un volumen bajo, un tanque pequeño y un motor eléctrico serían suficientes.

Antes de comenzar a mezclar, hay que tomar algunas precauciones:

  • Hay que asegurar que la hormigonera este limpia.
  • Revisar que la maquina este instalada y anclada correctamente.

Paso 1

  • Encender la hormigonera y añadir agua gradualmente.
  • Mezclar hasta que se forme una pasta consistente.

Paso 2

  • Verter el cemento y dejar que se disuelva.

Paso 3

  • Teniendo en cuenta las proporciones correctas, se añade la arena y la grava.
  • Dejar que se mezcle todo durante un rato.

Paso 4

  • Cuando la mezcla esté lista, esta se vierte en una carretilla.
  • Hay que tener en cuenta y esto es muy importante, que hay que limpiar la hormigonera con abundante agua tras acabar de usar, porque de otro modo el hormigón se solidificará en su interior.

9. Tiempo de fraguado del hormigón

Aquí, ofrecemos un artículo que habla sobre el fraguado del hormigón.

El secado del hormigón o técnicamente llamado fraguado es la principal preocupación después de verter el hormigón. Es este paso el que permitirá que el hormigón logre sus capacidades.

Estas capacidades son, resistencia y durabilidad. Del mismo modo que las proporciones y el modo de hacer el hormigón es importante, también lo es el tiempo que se deje secar y en qué condiciones lo hace.

El tiempo de secado del concreto se caracteriza por dos momentos temporales importantes, donde se han de realizar pruebas para verificar la calidad resultante del concreto dispuesto:

  • Prueba a los 7 días.
  • Prueba a los 28 días.

Veremos que múltiples factores influyen en el tiempo de secado del concreto, como condiciones externas, clase de hormigón, calidad del hormigón: contenido de agua, calidad de los agregados, tipo de aditivos. 

Pero, el factor más importante es su campo de aplicación.

Compactación del hormigón

La compacidad de un hormigón es un valor que a menudo se indica con una “c” que permite determinar el volumen de vacío contenido en un material. Es, simplemente, la relación entre el volumen aparente del objeto considerado en su volumen real (sin los vacíos).

Cómo secar el hormigón correctamente

El tiempo de secado del hormigón, cualquiera que sea, está regulado por las normas NF EN 206-1. La maduración del hormigón (en otras palabras, su endurecimiento) es el último paso esencial para no descuidar la obtención de las características deseadas.

Este último paso requiere una atención especial y debe realizarse de la forma mas homogénea posible.

A veces, debido a la presión en las fechas de entrega, la espera en los plazos indicados en las normas para un secado óptimo no se cumplen.

Sin embargo, se recomiendan plazos mínimos antes de reanudar el trabajo para asegurar futuras características de resistencia del concreto y para evitar que la losa que se acaba de verter se derrumbe bajo sus pies.

El concreto habrá alcanzado su resistencia de clase en 28 días y, como no existe un sistema de secado de hormigón, hay que ser paciente y simplemente esperar los tiempos recomendados.

Precauciones a la hora de fraguar el hormigón

Ambientes cálidos

En caso de aumento de temperatura, el fraguado del hormigón será más rápido. Y al contrario de lo que uno puede pensar, no es siempre algo bueno. La rapidez puede dar como resultado una pérdida de fuerza a largo plazo.

Se pueden implementar soluciones de hidratación o incluso enfriamiento de la estructura, por lo que será necesario regar regularmente la superficie del hormigón o proporcionar tablas refrigeradas.

Ambientes fríos

En caso de heladas, el proceso de maduración del concreto puede verse afectado negativamente y ralentizar su ajuste. Es necesario referirse a los textos reglamentarios que llevan e indicar el procedimiento a seguir en caso de una caída brusca de la temperatura.

A saber, el impacto de la temperatura alrededor de 5°C puede alargar el ajuste del hormigón hasta un factor de 5. Es por esta razón que está prohibida la implementación de concreto a una temperatura inferior a 5°C.

Riesgos de un hormigón no fraguado correctamente

Además de la pérdida de resistencia mencionada anteriormente, las peores consecuencias que pueden llevar a una mala maduración del hormigón son, por supuesto, el agrietamiento de la estructura a largo plazo.

Y, desafortunadamente, esta patología del concreto es muy común, pero no siempre es debido a un mal secado del hormigón. Muchos otros factores entran en juego para explicar la aparición de estas grietas.

10. Pavimento de hormigón

Un suelo de hormigón no es más que una losa compuesta de una mezcla de cemento, arena, áridos y agua, que luego se fratasa y se termina con un acabado protector para evitar el desgaste, rasgaduras y manchas.

Enlaces de interés:

concrete-floor-shinny

Una losa de hormigón, nueva o existente, se puede transformar en un pavimento decorativo si se actúa sobre su superficie para eliminar su rugosidad, hacerla brillante, resistente a las manchas y al tránsito.

Ventajas del suelo de hormigón pulido

Entradas relacionadas:

Duradero y resistente al desgaste

El hormigón pulido no se raya con facilidad, incluso cuando está fuertemente expuesto a golpes y abrasiones.

Debe esta resistencia a su composición que mezcla hormigón, agregados específicos como cuarzo y aditivos que le dan fuerza y la flexibilidad ideal para suelos donde el tráfico es denso.

Sus cualidades repelentes al agua permiten su instalación en todos entornos industriales.

Higiénico y fácil de mantener

La otra ventaja de un piso de concreto pulido es su simplicidad de mantenimiento. Simplemente basta con limpiar con un fregadora industrial y agua o un agente de limpieza PH-neutro para mantener su brillo original.

El hormigón pulido también esta libre de juntas, donde generalmente se acumulan bacterias y mohos, por lo que el pavimento de hormigón pulido continuo o de junta sellada siempre será muy higiénico.

Aquí, un enlace donde puede conocer todas las certificaciones que ofrece un tratamiento BECOSAN®.

BECOSAN