¿Por qué el hormigón tiene arena?

La arena (áridos finos) es un elemento esencial en la composición del hormigón.

Supone el 60% o más de la composicón del hormigón y es necesaria para formar la pasta plástica y conseguir una mezcla homogénea con el resto de componentes del hormigón, especialmente al unir a todos las gravas (áridos gruesos) en una única masa.

Además, la arena permite mejorar la resistencia del hormigón, proporcionada principalmente por las gravas.

En concreto, la arena sirve de base para que el cemento hidratado pueda tomar mayor consistencia y densidad, debido a la interacción de las partículas finas de la arena y las del cemento, que poseen un tamaño similar.

Mortero de cemento

Es más, la combinación de arena, cemento y agua sin grava ni aridos gruesos lleva a la elaboración del mortero de cemento, un material de construcción similar al hormigón. 

No obstante, puesto que el mortero de cemento es un material que no contiene gravas (ni ningún tipo de árido grueso) es mayormente usado en labores de albañilería, sirviendo para unir bloques de hormigón, ladrillos, revestir, etc.; sin ser usado como constituyente de elementos estructurales.

Hormigón sin finos

Sin embargo, existe un tipo de hormigón que no contiene arena (o una reducida cantidad de partículas finas) por lo que es denominado hormigón sin finos

Este tipo de hormigón presenta una mayor permeabilidad y una menor densidad, por lo que generalmente se usa en cimentaciones profundas de muros altos.

Si quieres ampliar conocimientos, aquí tienes una artículo más completo sobre la arena de silice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *