• Inglés
  • Alemán
  • Español
  • Francés
  • Italiano

Reparación y sellado de juntas de dilatación

Las juntas de dilatación en un pavimento de hormigón son las principal areas por las que se empieza a deteriorar un pavimento industrial. Es imprescindible detener esta erosión y proceder urgentemente a arreglar y sellar la junta afectada para prevenir futuros daños y contratiempos.

Es recomendable sellar la junta cuando se instala la losa de hormigón, aunque no suele ser es una práctica habitual. Por lo tanto, tras un uso intensivo del pavimento la junta acaba por estropearse, comprometiendo en el peor de los casos inclusive la seguridad de los trabajadores.

En todos nuestros trabajo ofrecemos y recomendamos un acondicionado y sellado de juntas para evitar complicaciones y garantizar el máximo rendimiento de cualquier instalación industrial.

 

Contáctenos para más información.
sellado juntas-min
arreglo de fisura hormigon

Juntas de dilatación

Las juntas de dilatación, o también conocidas como juntas de expansión, tienen como función principal amortiguar un posible contacto o fricción debido al movimiento entre dos elementos de construcción. Además, existe también las juntas de refracción o de contracción, las juntas de construcción y las juntas de acción combinada (refracción-dilatación).

En relación con un pavimento industrial, se les conoce como junta de dilatación porque regulan las deformaciones por compresión en el hormigón. Estas son originadas en las expansiones internas, causadas por variaciones térmicas, fluctuaciones de cargas, o desplazamientos de la masa de hormigón.

Estas juntas son diseñadas para evitar la alteración estructural de elementos de hormigón armado adyacentes, pero, independientes entre sí, en lo que respecta a comportamiento estructural. Adicionalmente, las juntas de expansión ofrecen un aislamiento recíproco entre los elementos.

El hormigón y el acero de refuerzo poseen coeficientes de dilatación térmica similares. Están expuestos a variaciones térmicas y tanto el acero como el hormigón reaccionan de forma colectiva. Los impactos de dichas variaciones son absorbidos por las juntas de dilatación.    

Las juntas de dilatación pueden ser clasificadas según su apertura:

Juntas abiertas

Estas juntas resultan del cálculo determinado de los desplazamientos expansivos de la constitución material entre elementos estructurales. Se trata de juntas sin sellado, lo que las vuelve especialmente susceptible a la acumulación de partículas, deteriorándose rápidamente si no son mantenidas periódicamente. 

Juntas selladas

Las juntas selladas representan todo lo contrario a las juntas abiertas. Estas  mantienen una separación entre elementos estructurales, que se sella con un componente elástico e impermeable. Son muy resistentes a la humedad, a las variaciones de temperatura y a la erosión.         

Por qué son necesarias las juntas de dilatación en el hormigón

La función principal de las juntas de dilatación es impedir un resquebrajamiento de las mismas entre dos losas diferentes. De esta forma se garantiza que el tráfico de vehículos pueda circular en una superficie uniforme, segura y sin baches. Es el tipo de junta que menos problemas afronta en una obra de hormigón, en comparación, por ejemplo, con las juntas de refracción.

Las juntas de refracción hacen frente a las alteraciones de tensión que suceden en el volumen del hormigón, las cuales conducen a la formación de fisuras y grietas. Este escenario resulta ser el mas frecuente, a diferencia del escenario de las juntas de dilatación.

Razones técnicas de las juntas de dilatación

La físico-química detrás de las juntas en el hormigón expone unos efectos claros de expansión y contracción en las dimensiones de la masa de hormigón, iniciados y afectados por variaciones térmicas. Incluso, siempre estarán presentes deformaciones por sobrecargas y desplazamientos diferenciales.

Cada una de las juntas cumple un propósito, como por ejemplo retrasar el deterioro inevitable de una obra hasta el final de su vida útil. Las juntas de expansión hacen que los sistemas pared-pavimento, pared-pared, pavimento-columna, entre otros, armonicen sincrónicamente, asegurando sus integridades individuales como elementos estructurales, evitando la probabilidad de daños graves.

Por otro lado, en lo que respecta a los sistemas constructivos de puentes, instalaciones industriales y estructuras prefabricas, las juntas de dilatación en el hormigón resultan muy importantes. Estarán expuestas durante toda su vida útil a elevadas fluctuaciones térmicas.

Las juntas de dilatación en el hormigón de puentes deben ser diseñadas de forma que asimilen la dinámica de la estructura. En especial, debido a las grandes variaciones de temperatura a la que está expuesto el pavimento. Este deberá preservar una continuidad en su superficie de rodamiento, para satisfacer las demandas de confort y seguridad del tráfico de vehículos.       

Desgaste de las juntas y problemas asociados

Como cualquier otro elemento estructural, las juntas de expansión de un pavimento de hormigón están sujetas a una degradación progresiva en función del tiempo. Esto conduce al esperado desgaste, que a su vez, requiere de medidas reparación de las juntas de dilatación.

El desgate de las juntas depende de la influencia ambiental. También está asociado a la abrasión de la superficie, ya que es el factor que provoca la desintegración superficial, en sus primeras etapas.

En las juntas de hormigón existen los siguientes tipos de abrasión:

Abrasión por tránsito

Esta es causada por la fricción de los diferentes vehículos de transporte sobre un pavimento. La resistencia de las juntas del pavimento rígido depende de las características del sellador utilizado. Si éste es débil, el desgaste abrirá paso a la formación de grietas y fisuras, comprometiendo la impermeabilidad. 

Abrasión por erosión

Las partículas de arenas transportadas por el flujo eólico impactan sobre la superficie de las juntas. La probabilidad de desgaste por los efectos eólicos es muy baja, sin embargo, es una cuestión que depende de las condiciones ambientales.

Abrasión por humedad

En algunos casos el agua puede transportar arena a altas velocidades, por ejemplo en precipitaciones torrenciales. Al igual que la abrasión por erosión, la abrasión por humedad no implica un desgaste de las juntas a corto plazo, ya que no afecta directamente a la adherencia de sus componentes.

Abrasión química

Por último, tenemos la abrasión dada por la interacción con agentes químicos, como por ejemplo algunos productos de limpieza de acción agresiva. Estos pueden debilitar la estructura molecular del sellador, haciendo que se disgregue y pulverice, exponiendo a los elementos estructurales a posteriores desgastes.

La radiación solar es otro factor que influye en el desgaste de las juntas. Especialmente los rayos ultravioletas alteran la elasto-plasticidad de las sustancias del sellador. Debido al extenso periodo de exposición se vuelven rígidas e incapaces de absorber la fricción y disminuir las deformaciones.

Consideramos que el desgaste durante la vida útil de las juntas de dilatación conlleva a las siguientes consecuencias:

Agrietamiento 

La consecuencia más común del desgate de las  juntas es la formación de grietas y fisuras. Las grietas y fisuras son las consecuencias de los esfuerzos axiales en el hormigón, desencadenados por sobrecargas y variaciones de temperatura sobre las juntas de dilatación.

Las grietas suelen aparecer en pavimentos o losas de poco espesor, dificultando el proceso de disipación y absorción de la energía generada por los esfuerzos axiales y cortantes. También pueden producirse por actividades constructivas deficientes.

Algunas consideraciones para la reparación de juntas

Al tratarse de construcciones de hormigón, es necesario, como medida preliminar, realizar una limpieza exhaustiva de la junta a reparar, especialmente si ésta es abierta. La presencia de suciedad y polvo altera la efectividad de la adherencia del sellador sobre elementos estructurales.

En la mayoría de los casos, las juntas de dilatación selladas son la mejor opción constructiva. Ofrecen una buena protección mecánica e impermeabilizan los elementos estructurales.

El factor económico es un factor importante. No obstante, la inversión en un sellador de última generación incrementará la vida útil de la junta y minimizará los periodos de mantenimiento. Los elastómeros han evolucionado tecnológicamente, convirtiéndose en el material ideal para el sellado de juntas de dilatación.