Hormigón impreso o estampado, ¿Qué es?

El hormigón impreso, también llamado hormigón estampado, es el resultado de un proceso de estampado y texturizado que actualmente está ganando muchos adeptos alrededor del mundo.

Esto se debe a las notables bondades estéticas que otorga a la superficie corriente del hormigón, acompañadas de atractivos beneficios económicos.

El hormigón impreso destaca, además, por mantener intactas las propiedades más importantes del hormigón. Es decir, su resistencia y durabilidad, necesitando solo de un mantenimiento simple para garantizar su funcionalidad en zonas de alto tráfico.

¿Qué es el hormigón impreso?

Este tipo de hormigón se refiere a la técnica decorativa de aplicar un “mortero endurecedor continuo” realizado in situ sobre una superficie de hormigón fresco. Normalmente en algún color y textura.

Su principal función es completamente estética, valiéndose de la plasticidad de la mezcla durante el proceso de fraguado. 

Para lograr el hormigón estampado se ha de extender el pigmento adecuado en la superficie fresca del hormigón, para luego colocar los moldes del estampado, que serán presionados contra el hormigón.

Las formas elegidas se realizan con diferente moldes, normalmente definidos por formas geométricas o imitaciones de madera, piedra, ladrillos, baldosas, adoquines, etc.

La técnica del hormigón impreso se finaliza con la aplicación de una “resina” que ofrecerá protección al pavimento.

Ventajas del hormigón impreso

La mayoría de las características del hormigón estampado representan, en la práctica, una ventaja considerable debido a que mantienen invariable al hormigón, después de los procesos de fraguado y curado. 

Sin embargo, no se debe olvidar que es un tratamiento estético para otorgarle atractivo superficial y sofisticación al hormigón corriente y que las ventajas vienen principalmente del producto del hormigón en sí.

A continuación destacamos algunas de las ventajas más importantes del hormigón impreso:

  • Elevada resistencia mecánica a tránsitos relativamente altos.
  • Durabilidad.
  • Impermeabilidad.
  • Cuentan con capacidad antideslizante.
  • Resistencia a los rayos ultravioleta solares.
  • Resistencia térmica a fluctuaciones bruscas, especialmente durante las heladas y el deshielo.
  • Pueden ser aplicados a longitudes grandes de pavimentos continuos.
  • El tiempo de ejecución es reducido, en comparación con otros procesos de acabado.
  • Mantenimiento casi nulo, debido a su simpleza.
  • Disponen de un repertorio amplio de formas, colores y diseños especiales. 
  • Estabilidad molecular frente al ataque de sustancias químicas agresivas y abrasivas, como ácidos, grasas y aceites.

Con frecuencia los pavimentos de hormigón impreso son comparados con los del hormigón pulido, ya que ambos tienen resultados efectivos y proporcionan una superficie óptima para el tránsito.

Esa comparación de pavimentos se refiere solo a esos resultados efectivos, porque el suelo de hormigón impreso y el suelo de hormigón pulido son 2 tipos de suelos que se usa para diferentes tipos de construcciones.

¿Hormigón impreso o hormigón pulido?

Estampado del hormigón

Antes de proceder con el estampado de hormigón es preciso establecer algunos aspectos preliminares relacionados con la superficie del suelo, el colorante y la resina para hormigón impreso a usar, todos ellos explicados en estos puntos:

Hormigón estampado
  • El suelo de apoyo debe ser estable frente a las influencias externas, así como debe estar correctamente nivelado y compactado.
  • La base del pavimento no debe afectar a las resistencias mecánicas del hormigón ni a su estabilidad volumétrica. Además, debe ser químicamente compatible con la cal, pero, sin ser susceptible a sufrir descomposiciones durante el fraguado del cemento.
  • Por último, debe proporcionar uniformidad para generar coloraciones regulares. Así mismo, debe contribuir en la resistencia superficial del pavimento rígido.
  • El colorante no no ha de afectar a las propiedades del hormigón. Siendo estable y químicamente compatible con la sustancia de coloración.
  • La resina debe infiltrarse en los poros del hormigón para sellar la superficie, generando una capa duradera y resistente a los cambios térmicos y a la abrasión.

Ahora, en lo que respecta al hormigón conviene tomar en cuenta esto:

  • Su resistencia debe ser superior a los 220 kgf/cm2. En el peor de los casos, se admite una resistencia a la compresión mínima de 200 kgf/cm2.
  • El valor máximo de la relación agua/cemento debe ser de 0,55, para evitar los efectos adversos de la retracción.
  • La consistencia del hormigón necesita ser blanda.
  • Es recomendable que el agua de mezclado sea limpia y potable, sin trazas de sulfatos e hidratos de carbono.

Etapas de impresión del hormigón

Una vez se conocen todos los aspectos preliminares importantes, se debe saber que el proceso de impresión del hormigón se basa principalmente en 3 etapas, las 2 primeras consisten en procesos de coloración y la última, en el estampado.

Coloración base

Para iniciar el estampado del hormigón hay que agregar el colorante base, el cual será el color primario que otorga la apariencia natural del recubrimiento a imitar.

El colorante base se produce añadiendo un colorante endurecido al hormigón, este es un pigmento polvoroso.

Hay 2 formas de realizar la coloración base. La primera es una coloración integral, en la cual todo el volumen de hormigón es teñido, por lo que el pigmento es agregado durante el mezclado del hormigón.

La segunda opción consiste en la aplicación del pigmento sobre la superficie del pavimento, en estado plástico.

Coloración definitiva

Para otorgar al hormigón el color deseado es necesario un segundo colorante. Este segundo colorante es un pigmento que se ocupa de generar texturización y un acabado más detallado, además, es un producto no adherente, imposibilitando que los moldes de estampado se queden pegados en la superficie.

Igualmente que la etapa anterior, para aplicar el colorante existen 2 maneras, en concordancia con su estado, ya que puede ser un polvo o un líquido (solvente). 

El colorante de tipo polvo es el producto más empleado, el cual solo necesita ser esparcido por la superficie antes del estampado. El pigmento líquido forma parte del contenido de sprays, por lo que es rociado en los moldes, previo al estampado.

Estampado

Esta última etapa consiste en la colocación a presión de los moldes, cada uno con un patrón geométrico particular, siendo normalmente la imitación de algún material de recubrimiento, como madera, baldosas, adoquines, piedra, pizarra, entre otros.

Suelo de hormigón impreso

Los moldes son fabricados generalmente con poliuretano, aunque recientemente se ha estado usando el neopreno, puesto que es material con mayor versatilidad para simular formas más variadas.

Para finalizar el estampado, se emplean resinas que se ocupan de sellar toda la superficie del hormigón, incrementando su impermeabilidad.

Video explicativo del proceso

¿Cuál es el precio del hormigón impreso?

Lo primero es saber que el coste del hormigón estampado se presupuesta por m2 ejecutado (mano de obra y materiales) y los bordillos en cambio se presupuestan por metro lineal.

El precio medio del hormigón impreso de 14 cm de espesor se sitúa entre los 25€ – 35€ el m2

Si este precio se encuentra dentro de tu presupuesto, pide varias ofertas a diferentes empresas. Eso si, te recomendamos que descartes aquellas que no te incluyan en el precio el refuerzo con una armadura, mallazo o fibras. Es decir, la instalación es conveniente que sea reforzada.

Aquí puedes conocer más sobre el hormigón reforzado con fibras metálicas.

Cómo se realiza el mantenimiento del hormigón impreso

El mantenimiento es un punto clave de las bondades del hormigón estampado, ya que la superficie tiene una resistencia y durabilidad tan elevada que hace casi innecesario realizar cuidados en el hormigón.

No obstante, los pavimentos deben estar sometidos a una revisión periódica, para renovar los tratamientos superficiales, ya que la probabilidad de defectos nunca será del todo nula; las juntas son los elementos estructurales a los cuales hay que tener mayor consideración.

Se recomiendan hacer las renovaciones para compensar la acumulación del desgaste.

Incluso, la limpieza del pavimento nunca debe ser descuidada, ya que pueden llegar ocurrir derrames de líquidos perjudiciales, como aceites, que pueden perjudicar la apariencia del hormigón. También, es necesaria la eliminación de polvo y desechos variados.

Siéntete libre de compartir nuestro contenido

Usa los botones para compartir directamente con un click en tu red social favorita.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email