¿Por qué el hormigón es resistente al fuego?

El hormigón posee una elevada resistencia al fuego, en comparación con otros materiales, porque es un material de construcción con una baja conductividad térmica (entre 1,3 y 3,1 kCal/mh°C).

Su estructura mineralógica abundante en silicatos y aluminatos de calcio y su porosidad ayudan a elevar su resistencia al fuego.

No obstante, el hormigón no es completamente inmune al fuego, puesto que la exposición a temperaturas elevadas por tiempo prolongado puede debilitarlo.

Si el hormigón se enfrenta a temperaturas superiores a 300°C sus propiedades resistentes comienzan a disminuir.

Si la temperatura continua ascendiendo y llega o supera los 600°C, el hormigón queda completamente debilitado.

No obstante, en caso de incendio estas temperaturas no se alcanzan en todo el volumen del elemento de hormigón, ya que gracias a su capacidad aislante el calor permanece en las capas superficiales.

Por otro lado, el hormigón al estar expuesto a elevadas temperaturas presenta problemas de dilatación. Esto ocurre a temperaturas superiores a los 200°C

Estas altas temperaturas dan lugar a la expansión del hormigón y la formación de lajas y escamas en la superficies, que ocurre debido a los contrastes en la distribución de los esfuerzos entre las diferentes capas interiores y las capas exteriores que si las sufren (las altas temperaturas).

Si quieres saber aun más, aquí tienes un artículo muy completo sobre el hormigón.

TYRE MARKS PROBLEM WAREHOUSE CONCRETE FLOOR-12

BECOSAN®

ACABADOS PARA SUELOS DE HORMIGÓN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *