• en
  • de
  • es
  • fr
  • it

Reparación de pavimentos de hormigón

Las grietas en los pavimentos de hormigón no sólo pueden ser antiestéticas, sino que también pueden ser peligrosas y ser causa de accidentes.

Somos una empresa con amplia experiencia en reparación y renovación de pavimentos industriales.

Utilizamos los mejores materiales y maquinaria del sector para ofrecerte la mejor calidad. Queremos ser parte de tu solución y trabajamos para garantizarte un pavimento mejor que nuevo gracias a nuestro tratamiento BECOSAN®, el cual endurece y sella el pavimento una vez reparado para evitar futuros desperfectos.

Entre nuestros servicios de renovación de pavimentos destacan

Parches y lineas adhesivas

Pavimentos de resina

Tornillos y anclajes

Baches y fisuras

epoxi soporte mal estado

Parches en mal estado

Grietas y juntas

Ofrecemos todo tipo de soluciones para pavimentos industriales

Consulte todos nuestros servicios sobre reparación de hormigón o contáctenos. Queremos asesorarle para que obtengo la mejor solución a los problemas con su pavimento.

Hablemos sobre reparar un pavimento de hormigón

Ocurre a menudo en los pavimentos de hormigón en instalaciones de uso industrial, así tengan la mejor de las preparaciones y cuidados durante el proceso de su realización, siempre surgirán fallas y desperfectos durante la vida útil de la solera de hormigón.

Y aunque exista el temor latente de tener que paralizar las actividades a causa de los trabajos de reparación, el mantenimiento del pavimento de hormigón suele ser más breve y económico que la total reconstrucción del mismo cuando sea estrictamente necesario. Por ello vale la pena estar atentos ante la aparición de grietas en el suelo, ya que suele ser señal de que el suelo de hormigón comienza a necesitar reparaciones.

¿Cómo reparar suelo de hormigón?

Por mucho esmero que se haga al cuidar la integridad del pavimento durante su vida útil, siempre surgirá algún acontecimiento o grieta en el suelo, es inevitable.

Todas las instalaciones con usos tan frecuentes y demandantes como las de tipo industrial, terminan generando problemas y pequeñas fallas que requieren trabajos de mantenimiento.

Ocurre muchas veces que por cuestiones de tiempo y economía no se analiza la situación por completo, no se evalúa correctamente el pavimento, ni las causas que generaron el problema en primer lugar, con lo que se suele aplicar simplemente una capa de mortero para mejorar las apariencias, pero el problema puede volver a aparecer.

Generando mayores costes por todos los consecuentes trabajos de reparación innecesarios.
Los procedimientos para reparar los suelos de hormigón no siempre son los mismos.

Dependerán del tipo de problemas que tenga la solera de hormigón, del tipo de hormigón aplicado y del uso que se le dé al mismo. 

Por esto antes de adquirir cualquier material para los trabajos de reparación, lo más conveniente es identificar el problema exacto que exista en el hormigón.

Dependiendo de las características del problema se toman medidas distintas. En el caso de las grietas en el suelo, si son de menores dimensiones suelen requerir trabajos meramente superficiales.

Aunque al tratarse de depresiones, cabe considerar la aplicación de rellenos, y para hormigón exterior, suele presentar problemas para el drenaje o desperfectos por las irregularidades en el terreno.

Tipos más usuales de problemas en el hormigón

Los problemas en el hormigón, pueden ser causados tanto por procedimientos mal ejecutados, desperfectos en la superficie preexistente, una incorrecta dosificación, mal estado de los materiales o bien por someterse a condiciones mucho más exigentes que lo previstas durante el diseño de una mezcla de suelo de hormigón, humedad excesiva, temperaturas extremas, inmensos esfuerzos, etc.

El hormigón puede presentar toda una variedad de problemas, en especial al tratarse de un suelo fratasado o de hormigón exterior

Éstos son sometidos a condiciones más exigentes y constan de una composición más rígida, que si bien les ayuda a soportar las peores condiciones, también puede reducir la capacidad de los mismos para adaptarse a los esfuerzos constantes y a los cambios en las condiciones ambientales.

Por ello no basta con la correcta aplicación del hormigón o con la implementación de los mejores materiales del mercado, debe existir una armonía entre todas las condiciones involucradas que permitan la debida construcción de una solera de hormigón.

A lo largo de la vida útil de todo suelo de hormigón, es sumamente probable que se vislumbren grietas en el suelo. Son los problemas visibles más comunes que se pueden encontrar en esta clase de piezas, y de estas pueden radicar y manifestarse problemas de mayor magnitud.

Estas grietas con el pasar del tiempo suelen extenderse, ensancharse e incluso interconectarse entre sí. Provocando que se desprendan trozos del suelo de hormigón, dejando a la intemperie la parte interna del hormigón y la superficie donde este fue aplicado en primer lugar. 

Cuestión que puede conllevar gravísimas consecuencias a medio y largo plazo si no se les realiza el debido mantenimiento.

Otra zona particularmente susceptible a generar problemas y fallas son las juntas en el hormigón, siendo en lugar donde termina y comienza la aplicación de una pieza de hormigón, puede tener espacios minúsculos donde logre filtrarse la humedad y el polvo. 

O bien puede que se hayan realizado indebidamente o producto del movimiento del suelo, generando desniveles y deformaciones que alteran tanto la estética como la funcionalidad del pavimento de hormigón.

Principales materiales usados en reparaciones de hormigón

Existen distintos tipos de materiales disponibles en el mercado para las reparaciones en el hormigón, dependerá del tipo de grietas en suelo, del ambiente al cual se exponga el suelo de hormigón y por supuesto de la economía de la cual se predisponga en ese momento. Dado que pueden emplearse distintos materiales para mismas circunstancias, se debe analizar de igual manera el propósito del suelo fratasado y los resultados que se desean obtener.

Dado que las fallas más frecuentes en los suelos de hormigón son las grietas, se utiliza principalmente mortero de hormigón para remediar rápidamente estos problemas menores. Sumamente fácil de conseguir y preparar en sitio con mano de obra poco experimentada, es uno de los materiales más recurrentes para reparar el hormigón.

Pero en ocasiones la implementación de mortero de hormigón no basta para solventar el problema de forma definitiva, e incluso la reparación en sí genera un leve desnivel y discontinuidad en el pavimento que posteriormente ocasionarán más problemas.

Por lo que para evitar los inconvenientes que conlleva la exposición directa a los factores medioambientales, se suele aplicar una mezcla de mortero con poliúrea, la cual es mucho más resistente a los elementos y al pasar del tiempo. Naturalmente es utilizada en azoteas, techos, aparcamientos e incluso piscinas.

Así como se suele aplicar actualmente resina para mejores acabados. Material con una demanda creciente por aportar una apariencia más limpia y por los beneficios que conlleva su uso en la industria e instalaciones donde impere la higiene y la seguridad.

Surge en ocasiones la necesidad de aplicar materiales como estos, dado que ellos evitan la creación de polvo por el suelo fratasado, mejoran el desplazamiento de maquinaria y del mobiliario. Además de ser preferidos por su resistencia a los agentes altamente corrosivos y por su predisposición a repeler aceites y grasas, sustancias difíciles de limpiar y remover de suelo de hormigón. Por ello, se debe estudiar bien cuáles son las mejores opciones y materiales a utilizar para reparar un suelo de hormigón.