Epoxidboden

Actualmente, el suelo epoxi es uno de los materiales comúnmente utilizados para el recubrimiento de los pavimentos en toda clase de industrias.

Principalmente por sus propiedades impermeables, antipolvo y autonivelantes. Esto le convierte en uno de los favoritos para las industrias farmacéuticas y alimenticias.

Aunque los suelos de resina epoxi para hormigón sean uno de los referentes en suelos industriales, se deben conocer muy bien las condiciones que ofrecen materiales como estos.

Los procedimientos equivocados o usarlos en espacios mal preparados, pueden hacer que escoger un pavimento epoxi sea contraproducente.

¿Qué es el recubrimiento de suelo epoxi?

El recubrimiento de suelo epoxi es aquello que está formado principalmente por la llamada resina epoxi y por un catalizador que son aplicadas sobre la superficie del suelo.

Este hace que se endurezca la mezcla una vez se haya aplicado uniformemente, adquiriendo un acabado final brillante y resistente.

Dado que su acabado es uniforme e impermeable, simplifica las labores de limpieza, ya que no se acumulan líquidos o partículas de polvo entre juntas. Si bien, ante manchas difíciles el Suelo Epoxi ofrece pocas opciones.

A pesar de los beneficios que ofrece, siempre se debe considerar la gran cantidad de tiempo y dinero invertidos en todos los trabajos de aplicación y posteriormente, en los trabajos de mantenimiento.

Imágenes Suelo Epoxi

Ventajas y desventajas del suelo de epoxi

Si bien los suelos de epoxi para hormigón son muy usados en las naves industriales, siempre se debe tener una perspectiva amplia y objetiva acerca de cualquier material a utilizar al momento de seleccionar el mejor pavimento. Por ello, para tener una idea de si el precio m2 de suelo epoxi que nos ofrecen se encuentra en la franja correcta, se han de conocer antes las ventajas y desventajas de este tipo de pavimento.

Ventajas del suelo epoxi

Las razones por las que se confía en este material son muchas:

  • Resistencia: en suelos de uso industrial, la resistencia es fundamental, no solamente ante las distintas cargas, sino ante la exposición de químicos y sustancias abrasivas. Además ofrece una buena capacidad para el soporte de maquinaria pesada y para grandes estructuras de almacenamiento.
  • Autonivelante: importante para la comodidad de aquellos que transiten por el.
  • Impermeable: elimina una de las principales debilidades del hormigón, su capacidad ante caída de líquidos, aunque no logra hacer frente a la humedad.
  • Continuo: se sabe que uno de los puntos más vulnerables del pavimento es justo donde están sus juntas, tanto por la filtración de agua como por la acumulación de suciedad. En suelos de resina epoxi, no hay que preocuparse de ello.

Desventajas del suelo epoxi

En ocasiones, nos podemos encontrar cegados por los aparentes beneficios a corto plazo de un material, pero no siempre consideramos las desventajas o condiciones presentes al momento de escoger el mejor pavimento industrial.

  • Requiere tiempo: una vez colocado el suelo epoxi, necesita aproximadamente una semana para poder llevar a cabo actividades sobre él, dado que el proceso de secado desprende un fuerte olor y vapores potencialmente perjudiciales para quien los inhale.
  • Exigente aplicación: estos suelos requieren que el sustrato inferior tenga una superficie lo más limpia y uniforme posible, de otra manera, puede afectar la integridad del acabado.
  • Mano de obra especializada: dado que buena parte de este proceso se realiza a mano y exige de un constante control, no cualquier persona puede llevar a cabo estos trabajos, por lo que su implementación suele ser un tanto costosa.
  • Difícil eliminación: cuando se desean hacer reformas o reparaciones en el suelo epoxi, resulta complicado el procedimiento para eliminar todo el material, por lo que si se proyectan modificaciones a futuro, es de considerar este factor.

¿Puede eliminarse el suelo epoxi?

Podría pensarse que al ser un material con composición homogénea, los suelos epoxi serían permanentes, nada más alejado de la realidad.

Lo cierto es que aunque son resistentes y duraderos, se deben desbastar cuando hay errores en su aplicación o cuando se desea realizar alguna reparación en la superficie.

En este enlace te mostramos los posibles problemas con suelos epoxi.

¿Cómo quitar el suelo epoxi?

De antemano cabe destacar que eliminar un suelo epoxi no es cosa sencilla, ni muy económica, ya que se requiere de equipos especializados que sean capaces de quitar completamente la capa más superficial del pavimento, lo cual se logra lijando totalmente la solera de hormigón.

Existen varias maneras de desbastar pavimento de resina, todas ellas dependerán de las condiciones y por supuesto, del presupuesto que se disponga.

  • Lijado, suele implementarse este procedimiento en soleras con numerosas imperfecciones, deben usarse equipos de protección contra el polvo que se genera durante el lijado.
  • Granallado, consiste en un equipo que mediante pequeños granos de un material resistente, impactan y remueven la capa más superficial de un suelo, requiere de un operario experimentado.
  • Escarificado, si no se quiere dejar margen de duda, mediante el escarificado se asegura la total eliminación del suelo epoxi del hormigón, los discos dentados que utilizan estos equipos dejan una textura rugosa ideal para colocar nuevos materiales sobre el sustrato tratado.

Dicho esto, un gerente preocupado evaluaría todas las opciones posibles antes de optar por un suelo epoxi, por eso, el tratamiento BECOSAN® ofrece una alternativa real de gran rendimiento y durabilidad para el sector industrial.