Suelos vinílicos / Losetas vinílicas

El suelo vinilo es un tipo de pavimento que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Este pavimento vinílico es una opción tanto para hogares como para zonas comerciales, tipo restaurantes, hoteles, comercios, albergues, guarderías,… Es decir, en todos aquellos sectores que no pertenezcan a la industria pesada.

En el caso que busques un pavimento para la industria pesada, los suelos más recomendados son el hormigón pulido y en menor medida el suelo epoxi. Si no es así, sigue leyendo este artículo.

Esto es posible gracias a que la mayoría de suelos de vinilo son aptos para las clases 33 y/o 42. Es decir, para usos comerciales intensivos y industriales ligeros.

Pavimentos vinílicos

Suelos vinílicos, ¿Qué son?

Los pavimentos vinílicos son suelos de PVC. Estos son de un tipo de revestimiento de plástico versátil y fácil de instalar, que pueden ser usados en zonas donde no hay una gran circulación de tránsito. Zonas como guarderías o incluso laboratorios.

Tal como ocurre con los suelos laminados, hay diferentes versiones según el fabricante y la calidad, pudiendo encontrarse variaciones en su núcleo, en la capa decorativa y en la capa superior protectora.

El suelo vinílico necesita de una limpieza y mantenimiento continuo, si esto no es así, este suelo tiende a deteriorarse de forma más rápida que otras opciones de suelos más duraderos, como el microcemento o el suelo laminado industrial.

Este suelo está fabricado de Policloruro de vinilo, que es conocido de forma coloquial como PVC.

Hay dos categorías facilmente diferenciadas:

  • Suelo vinílico en rollo o pavimento continuo vinílico
  • Losetas vinílicas

Suelo vinílico en rollo | Suelo PVC en rollo

Este suelo continuo se vende en formato de rollos en dimensiones de entre 2 y 4 metros de ancho y unos 20 metros de longitud (medidas estándar).

Son suelos que al tacto se sienten suaves y cálidos, tienen unos grosores de entre 5 y 7mm y ofrecen una sensación como de acolchamiento. 

El pavimento vinílico ofrece la posibilidad de darle el aspecto visual que se quiera, pudiendo imitar a casi cualquier otra superficie, hablando siempre del efecto a la vista, no en referencia a su composición.

En el mercado hay muchas opciones y variadas imitaciones de diferentes suelos, encontrándose estampados de todo tipo.

Un gran inconveniente de estos suelos es su incapacidad de soportar grandes pesos y su alto coste de sustitución, pues para arreglar un trozo dañado se hace necesario cambiar toda la lámina instalada.

Los hay a su vez de dos tipos:

  • Suelos vinílicos flexibles: De tipo encolado o de clic. El suelo de vinilo encolado es la versión más barata y básica del mercado. Ambos necesitan de un suelo nivelado.
  • Suelos vinílicos rígidos: La última generación de este tipo de pavimento. Son colocados sin pegar, siendo de tipo clic entre las piezas, por lo que el trabajo se realiza muy rápidamente. Permiten además instalarlas sobre zonas no niveladas.

Losetas vinílicas

La loseta vinílica es la versión fácil y práctica de instalar. Su formato tipo loseta hace más sencilla su colocación, siendo posible la instalación de esta por uno mismo sin la necesidad de llamar a un profesional.

Suelos de vinilo

Dentro de este segmento de pavimentos vinílicos, principalmente hay 2 opciones:

  • Losetas vinílicas autoadhesivas.
  • Losetas vinílicas encoladas.

Ambas tienen como características principales, su facilidad en la instalación, su baja conductividad, y su facilidad en cuanto a limpieza y mantenimiento.

Suelo Vinilo | Suelo PVC, Su origen

El pavimento vinílico o suelo PVC es la evolución del suelo de linóleo, siendo este, un material de mayor resistencia y durabilidad que el de linóleo.

Los suelos de PVC tienen un mejor comportamiento de cara al fuego en comparación con el linóleo.

Es un tipo de pavimento que comienza a aparecer en los años 50. Y es en los 60 cuando aparecen a la venta los primeros rollos desplegables para colocar.

Desde entonces, ha sido un suelo que ha ido evolucionando con el tiempo, con la incorporación de nuevos compuestos químicos que le han permitido mejorar y hacer frente diferentes aspectos como la abrasión, los productos químicos, los problemas deslizantes, y ha dejado de ser un producto que pueda prender e incluso ha mejorado su aspecto visual.

Pavimentos vinílicos: Características y ventajas

Los pavimentos vinílicos están formados por 4-5 capas, siendo la principal, la capa superior de poliuretano.

Suelo PVC

Ventajas de los suelos vinílicos

Como ya se ha mencionado anteriormente, este tipo de pavimento ha evolucionado en cuanto a sus propiedades, gracias a la incorporación de nuevos componentes a su diseño. 

En este contexto se pueden afirmar que los suelos vinílicos disponen de una serie de ventajas:

  • Es resistente a los impactos: Ha mejorado su resistencia a los impactos en los últimos años, por lo que es capaz de absorberlos (en su justa medida). En el de vinilo de tipo flexible esta resistencia es aun más pronunciada.
  • Es resistente al ruido: Es elástico, al pasear por este el ruido queda amortiguado, haciéndolo silencioso.

  • Es resistente a la humedad: Es la principal ventaja que tiene respecto a los suelos laminados. El suelo de vinilo es 100% resistente a la humedad, por lo que es una buena opción para los baños de los hogares, comercios u oficinas.

  • De un mantenimiento fácil: Para su limpieza basta con pasar un paño húmedo sobre él.

    Son higiénicos: Por el tipo de superficie, evita la formación de bacterias.

    Son antideslizantes: El suelo de PVC tiene esta ventaja que la hace una buena elección.

    Agradable al tacto: Tiene un efecto acolchado, de tacto suave y cálido.

    Diversidad en diseños: El pavimento de vinilo puede imitar cualquier tipo de material: madera, piedra, hormigón,… Pero con la ventaja de ser un material más barato que estos otros más nobles. Pueden incluso llevar estampados coloridos perfecto para guarderías, zonas comerciales de juegos para niños,…

Desventajas de los pavimentos vinílicos

No es un producto ecológico: Parte de sus componentes proceden del petróleo, por lo que el suelo vinilo no es un suelo ecológico o respetuoso con el medio ambiente.

  • Baja dureza: Los objetos puntiagudos, ásperos o en estado caliente le sientan muy mal a estos suelos de PVC. Los dañan irremediablemente, por lo que no es un pavimento acto para zonas industriales pesadas.
  • No toleran el calor: Se deforman al superar los 45ª, una temperatura que es muy posible alcanzar en zonas donde da el sol.
  • Se decoloran: En relación a lo anterior, un exposición directa al sol y durante mucho tiempo tiende a decolorar los suelos vinílicos.
  • Precio: Si bien siguen teniendo un precio aceptable dada sus ventajas, tienen un precio superior a los suelos laminados. Su precio alcanza con el montaje, unos 39€/m2. Pero siempre puede salir más barato montarlo uno mismo, pues es una tarea sencilla.
  • Incompatiblidad con los suelos radiantes: Si bien hay excepciones por sus posibilidades en su composición, los suelos de PVC y los suelos radiantes son a día de hoy algo incompatible.

Conclusión

Los suelos vinílicos son una opción más entre la multitud de opciones que hay disponibles. Una opción que podría ser válida en tu caso, pero que seguramente no será la única.

Pavimento de vinilo

Eso si, si buscas un suelo que soporte gran peso y que este sometido a mucho trabajo, este pavimento nunca será la opción recomendada.

Para un hogar o un comercio lo podrás incluir como opción, pero si se habla de la industria en general, mejor será optar por un tratamiento de hormigón pulido.