Juntas de dilatación en suelos de hormigón | Guía completa

En este artículo obtendrás información completa de todo lo relacionado con las juntas de dilatación en suelos de hormigón, sobre los diferentes tipos de juntas y respuesta a preguntas comunes sobre estas juntas.

La tierra se mueve, y para los suelos de hormigón es un problema. No se puede colocar un suelo de hormigón en un bloque de hormigón sólido y contiguo porque, con el tiempo, aparecerán grietas en la superficie del pavimento.

Hay circunstancias en las cuales el hormigón se agrieta:

  • Movimientos sísmicos, movimientos en la corteza terrestre, que por pequeños que sean, causan grietas en el hormigón.
  • Cambios en la temperatura y la humedad que expandirán o encogerán el hormigón.
  • Las cargas colocadas sobre el hormigón mediante el movimiento de maquinaria u objetos estáticos.

Cuando estas fuerzas exceden a aquellas que mantienen la integridad estructural del hormigón, aparece una grieta.

Una grieta puede ser de cualquier longitud, cualquier anchura y aparecerá como una línea al azar zigzagueando en cualquier dirección.

¿Qué es una junta de dilatación?

Una junta de dilatación es básicamente una grieta planificada. La junta se coloca deliberadamente en el hormigón para permitir que se mueva. Por lo general, las juntas de dilatación se diseñan en el pavimento en el momento de la construcción, pero se pueden agregar en cualquier momento durante la vida útil del pavimento.

Existen dos tipos diferentes de juntas de dilatación

Juntas de expansión de ingeniería

Estas juntas se planifican antes de la construcción y normalmente se realizan a lo largo de toda la profundidad de la losa de hormigón. Son aplicables cuando se sabe que el movimiento es extensivo. 

Por ejemplo, en puentes, en ambientes extremos (calientes o fríos) o donde las cargas sobre el hormigón son muy elevadas. En este tipo de juntas, los bordes suelen estar recortados para minimizar los daños.

Juntas de dilatación cortadas

Estos son las juntas más habituales que existen en naves y construcciones industriales. Como su nombre lo indica, la junta de dilatación es una ranura en línea recta cortada en la superficie del pavimento de hormigón con una sierra para hormigón.

Aunque, en teoría, se puede realizar el corte de una junta de dilatación en hormigón en cualquier momento, es mejor que sea una tarea planificada desde el inicio. Se recomienda siempre cortar la junta al día siguiente del vertido del hormigón fresco.

¿Qué profundidad debe tener una junta de dilatación?

La junta debe tener una profundidad mínima del 25% del espesor de la losa de hormigón.

¿A qué distancia se encuentran las juntas de dilatación?

La distancia máxima entre juntas de dilatación no debe ser superior a 30 veces el espesor de la losa de hormigón.

Cómo rellenar una junta de dilatación

Las juntas de expansión abiertas se llenan de polvo y escombros y es recomendable sellarla ¿pero con qué?

Obviamente, debido al movimiento de la junta, esta debe de sellarse con un material elastomérico flexible. Hay muchas opciones diferentes, aunque en BECOSAN® utilizamos una solución a base de poliurea como el ASTC 3246 Polyurea Flexible Joint Filler.

La masilla se compone de dos líquidos que se mezclan bajo presión a medida que se inyecta en la junta. El material es altamente líquido y autonivelante. A medida que se seca, se expande y necesita ser recortado al nivel del hormigón una vez que se ha secado.

Desde un punto de vista estético, el hormigón puede ofrecer un acabado bonito, por lo que es importante que el color de la masilla se adapte al hormigón. Se puede añadir un colorante para que se adapte perfectamente.

Mantenimiento de juntas de dilatación

Las juntas de dilatación deben inspeccionarse regularmente, cada 3 a 6 meses. En entornos industriales y comerciales difíciles, la masilla puede desprenderse y, con el tiempo, perderá su flexibilidad y se desprenderá de la junta. Cuando se detectan signos de daños y desgaste, es el momento de reemplazar la masilla y llevar a cabo una reparación de juntas de dilatación.

La masilla deteriorada se extrae con una sierra para hormigón. Una vez eliminada, la junta se aspira y se aplica una nueva masilla.

Siéntete libre de compartir nuestro contenido

Usa los botones para compartir directamente con un click en tu red social favorita.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email