Motivos para usar suelos de hormigón sin juntas

Los suelos sin juntas ofrecen diversas ventajas respecto a aquellos con juntas.

“No acumulan suciedad entre juntas, lo que lo convierten en perfectas para el sector alimentario.”

En este artículo te explicamos lo que necesitas saber si estás pensando en disponer de un solado sin juntas.

Space between the concrete slabs

¿Qué es un suelo sin juntas?

Es un tipo de suelo que no dispone de juntas en su superficie, ofreciendo un acabado homogéneo sin interrupciones, creando un efecto de borde infinito, de mayor amplitud.

Se logra gracias a la unión de compuestos químicos durante la mezcla del hormigón.

Este tipo de pavimentos ha sido usado habitualmente en ámbitos industriales y comerciales desde hace mucho tiempo. Y últimamente se está demandando también en los hogares.

Tienen que ofrecer una gran resistencia a la abrasión, debiendo mantener su composición ante el deterioro, pues como hemos dicho, suelen estar presentes en un plano industrial o comercial donde pueden sufrir mucho.

5 ventajas del suelo sin juntas

Los pavimentos sin juntas ofrecen una serie de ventajas que van más allá de la estética:

  • Aséptico, idóneo para industria alimentaria y farmacéutica
  • Facilidad de mantenimiento y limpieza
  • Compatibles con las resinas epoxi.
  • Cualidades impermeables
  • Moldeables

1º Área aséptica

Una de las características que requieren algunos sectores industriales es la necesidad de disponer de pavimentos que se consideren higiénicos, que no acumulen suciedad.

En la industria alimentaria, por ejemplo, esto resulta obligatorio y un pavimento que no ofrezca juntas se ofrece como una solución idónea, ya que no permite la acumulación de suciedades entre estas.

2º Facilidad de mantenimiento y limpieza

El pavimento sin juntas es más fácil de mantener y limpiar. La ausencia de estas juntas, ayudan en el proceso de limpieza, requeriendo solo de un trabajo superficial.

3º Compatibles con resinas epoxi

Permiten tener compatibilidad con las resinas epoxis, polímeros y poliuretanos.

4º Cualidades impermeables

Esta ventaja dependerá del tipo de suelo sin juntas que se elija. Si se ha optado por un hormigón pulido o una resina epoxídica, entonces se logrará un pavimento impermeable.

5º Moldeable

Al permitir multitud de tipologías de suelo, se presenta como una opción moldeable, pudiendo aplicarse un pavimento con diferentes texturas, aunque recomendamos encarecidamente una textura lisa, ya que si se llega a implantar una texturizada perderíamos la ventaja de la limpieza y el mantenimiento.

El problema del agrietamiento

No todo son ventajas. El mayor problema de realizar un suelo sin juntas son las posibles apariciones de agrietamiento.

Con los avances actuales, esto ya NO es un problema

De todas formas te explicamos porque sucede. La realidad es que una sola pieza de hormigón de gran tamaño está sujeta a una serie de fuerzas.

  • En primer lugar, el secado del hormigón puede causar grietas.
  • En segundo lugar, la variación de temperatura causará grietas.  
  • Además, el agrietamiento puede ser causado por el movimiento del suelo bajo el hormigón.
  • Finalmente, las cargas pesadas colocadas en el suelo de hormigón por las personas, las estructuras y la maquinaria podrían causar grietas.

¿Qué tipos de pavimentos sin juntas hay?

  • Hormigón pulido
  • Microcemento
  • Resina epoxi o derivados
  • Autonivelantes cementosos
  • Cemento pulido
  • Microterrazo continuo

Solución a un suelo preexistente con juntas

Si ya dispones de un suelo preexistente con juntas, se puede crear una superficie sin juntas rellenando las juntas con resina epoxi.

Aquí te mostramos el proceso de sellado de juntas:

En este procedimiento, las juntas entre las placas de hormigón se rellenan con resina haciendo que el suelo parezca una superficie contigua.

  1. En primer lugar, las juntas se limpian de escombros y polvo.
  2. Luego, las juntas se rellenan con una resina epoxídica flexible del mismo color que el hormigón que lo rodea.
  3. Finalmente, las juntas se recortan para dejar un bonito acabado sin fisuras.

Este es un método rentable. Sin embargo, en entornos difíciles donde el suelo está sometido a un uso intensivo, las juntas pueden necesitar ser reemplazadas cada diez años más o menos.

La opción de usar Hormigón reforzado con fibra de acero

Es la MEJOR BASE que se puede disponer para construir un suelo sin juntas. El suelo con fibras de acero, permite crear placas de más de 30m.

Aunque es imposible crear uno duradero de tamaño infinito.

Los límites de la tecnología actual en Hormigón Reforzado con Fibra de Acero (SFRC) para uso en interiores es de unos 60m.

Sin embargo, en el Puerto de Brisbane, Australia, se ha colocado un suelo de fibra externa sin juntas de 50.000 m2 en un solo vertido.

La técnica consiste en mezclar fibras de acero de alta resistencia (60 mm x 1 mm) en la mezcla de hormigón.

Esta mezcla se vierte entonces de la misma manera que un hormigón tradicional en el suelo. Las fibras inhiben la formación de grietas en el hormigón.

Un inconveniente de la SFRC es la probabilidad de que algunas fibras sobresalgan a través de la superficie del hormigón.

Una solución para los suelos de hormigón es la adición de un tratamiento de “mezcla seca” durante el curado.

La mezcla seca es una combinación granular de cemento, agregado molido, pigmento y endurecedor de superficie que se extiende por la superficie del nuevo hormigón durante el curado. 

El hormigón es entonces fratasado a presión para producir una superficie lisa.

Hay una serie de beneficios significativos que resultan del uso del SFRC sobre el suelo de hormigón.

Antes de un tratamiento con becosan
Antes de un tratamiento con becosan
  • Con el SFRC hay un riesgo significativamente reducido de agrietamiento.
  • El suelo se puede colocar sin juntas de expansión y, por lo tanto, es más fácil de mantener y limpiar.
  • El suelo puede ser hasta un 50% más delgado que el suelo convencional, lo que significa que el SFRC es significativamente más barato.

Terminando el suelo con el tratamiento BECOSAN®

Sea cual sea el suelo que se haya aplicado, con juntas o sin juntas, se querrá conseguir un pavimento de primera clase económico y que dure.

Para ellos usamos el SISTEMA BECOSAN® para aprovechar al máximo el suelo de hormigón.

El SISTEMA BECOSAN® utiliza almohadillas de diamante para pulir el suelo con un acabado de alto brillo para que se sienta como un cristal al tacto.

Sin embargo, sigue siendo hormigón y el desgaste dañará la superficie y producirá polvo si no se trata.

Para contrarrestar se aplica el endurecedor de hormigón BECOSAN® que se une a la cal en el hormigón para hacerlo resistente a la abrasión y al desgaste.

Finalmente se aplica el sellador para hormigón BECOSAN®que hace que el suelo sea resistente a los derrames de líquidos.

Un suelo de hormigón tratado con el BECOSAN® durará muchos años y proporcionará una superficie comparable a cualquier suelo de mármol por una fracción del coste.

Siéntete libre de compartir nuestro contenido

Usa los botones para compartir directamente con un click en tu red social favorita.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email