Mantenimiento hormigón pulido | ¿Cómo se debe realizar?

El suelo de hormigón pulido requiere poco mantenimiento.

Su superficie no genera polvo y es poco vulnerable al desgaste abrasivo y al ataque químico. Pero a pesar de sus ventajas, el suelo de hormigón pulido también puede deteriorarse.

Esto deterioro afecta especialmente a su acabado estético, por la acción de la intemperie, el tráfico, etc…

Por ello, hay que preguntarse: ¿Cuánto mantenimiento necesita un suelo de hormigón pulido?

Pues el mantenimiento de un suelo de hormigón pulido se reduce a la limpieza húmeda de la superficie. Pero, por muy simple que parezca, hay que tener en cuenta ciertas indicaciones.

Cómo limpiar hormigón pulido

Para mantener el suelo de hormigón pulido en buen estado, se debe aplicar una limpieza húmeda, la cual debe ser realizada por medio de productos químicos de pH neutro.

Por norma general, no es necesario aplicar una limpieza seca, ya que el suelo de hormigón pulido no desprende gran cantidad de polvo en comparación con otros pavimentos de hormigón.

Por tanto, hay que realizar una limpieza humedad de la superficie.

Esta consiste en el frotado de la superficie con disoluciones químicas (agua y químicos neutros), que serán esparcidas por fregadoras manuales o automáticas.

En primer lugar, hay que llevar a cabo una limpieza industrial de las áreas más importante de las instalaciones. Es decir, las de mayor concurrencia y tránsito. De esta manera, se eliminan las manchas y suciedades más antiguas.

Durante el frotado de la superficie los productos químicos no deben de secarse en el hormigón.

Así se finaliza la limpieza. No hace falta ningún nuevo tratamiento de pulido o encerado. Estos se emplean de forma circunstancial y cada mucho tiempo.

En cambio la limpieza se caracteriza por ser semanal o diaria.

Recomendaciones para mantener un suelo de hormigón pulido

Al momento de seleccionar los equipos mecánicos se aconseja el uso de fregadoras de microfibra o fregadoras con discos no abrasivos.

Los mejores productos químicos de limpieza de suelos de hormigón pulido son aquellos a base de agua.

Hay que evitar los productos a base de aceite o solventes, ya que estos crean capas adicionales en el hormigón, perjudicando así su acabado.

Además, se prefiere el uso de productos químicos de pH neutro debido a que estos no afectan a la estética del acabado.

En cambio, los productos ácidos o alcalinos van deteriorando la superficie de hormigón a largo plazo, por lo que su uso debe ser puntual y preciso.

Ventajas del mantenimiento de un suelo de hormigón pulido BECOSAN®

Tras la lectura de este artículo, ya habrás visto lo fácil y económico que es mantener en buen estado un suelo de hormigón pulido.

Pues los suelos que llevan un tratamiento BECOSAN®, incrementan todas estas ventajas.

Es un suelo de primer nivel, con todo tipo de certificados que lo corroboran, bajo un sistema patentado, que compacta y endurece el suelo, lo sella e incrementa la resistencia y la durabilidad de este.

Nuestro tratamiento ha sido instalado en centenares de miles de metros cuadrados de naves industriales, aparcamientos, etc,…