Cemento rápido

El tiempo es uno de los recursos más importantes en cualquier trabajo de construcción. Independientemente de la envergadura del proyecto, existen circunstancias que necesitan de resultados rápidos y efectivos que no pueden conseguirse con materiales convencionales.

Bajo esta premisa, el cemento rápido se ha convertido en una de las alternativas disponibles más populares cuando se busca minimizar el tiempo de fraguado en obras de construcción.

¿Qué es el cemento rápido?

El cemento rápido es un material aglomerante con propiedades similares al cemento Portland tradicional. Su principal característica es su rápido tiempo de fraguado, el cual puede endurecerse en un tiempo comprendido que va desde los 20 hasta los 40 minutos.

Fuente: southerncement.co.uk

A diferencia del cemento Portland tradicional, el cemento rápido no pierde resistencia ni se ve afectado negativamente por su rápido endurecimiento, ya que contrario a este, se trata de una mezcla capaz de alcanzar una elevada resistencia mecánica en poco tiempo.

Dicho esto, el cemento rápido debe ser tratado bajo condiciones especiales para obtener los resultados deseados, ya que al poco tiempo de ser preparado, empieza su proceso de endurecimiento.

Principales características del cemento rápido

Las principales características del cemento rápido son las siguientes:

  • El endurecimiento del cemento rápido empieza aproximadamente 5 minutos después de su preparación, por lo que se recomienda preparar la superficie de aplicación previamente.
  • A pesar de que alcanza su resistencia mecánica después de los 28 días, logra endurecer de manera consistente en los primeros 20 minutos.
  • Es un material de fácil adherencia en materiales como madera, ladrillo, hormigón, metales y plástico.
  • El cemento rápido bien preparado y aplicado puede soportar las condiciones de la intemperie de manera óptima.
  • Su coloración tiende a ser amarillenta o de tonalidad marrón.

¿Dónde se puede utilizar el cemento rápido?

Existen muchos usos para el cemento rápido, no obstante, algunas de sus aplicaciones más importantes son las siguientes:

Daños que se pueden solucionar con el cemento rápido
  • Es un material de gran ayuda para sellar grietas, fisuras y todo tipo de daños causados en suelos de hormigón.
  • Gracias a su propiedad de rápido endurecimiento, este cemento es ideal para realizar reparaciones en tuberías y desagües donde existen altos niveles de humedad.
  • En la colocación de vallas publicitarias, señales de tránsito o cualquier tipo de anclaje metálico puede usarse el cemento rápido.
  • El cemento rápido es un material de mampostería excelente, ya que puede emplearse para pegar bloques y ladrillos, realizar coberturas de fresado e instalar ventanas y puertas.

¿Por qué es el cemento rápido un buen material de construcción?

Son muchas las ventajas del cemento rápido que lo transforman en un buen material de construcción. Estos son algunos de los motivos:

  • Debido a sus propiedades, puede utilizarse para realizar trabajos de impermeabilización en grandes espacios como túneles y sótanos.
  • Puede aplicarse incluso debajo del agua sin afectar su endurecimiento.
  • Es un material capaz de emplearse tanto en espacios de interior como en obras sometidas a la intemperie.
  • Tiene múltiples usos y es versátil.

Consideraciones para trabajar con el cemento rápido

Al trabajar con cemento rápido, es necesario tomar en cuenta una serie de precauciones necesarias para obtener los resultados deseados y además, no poner en riesgo la seguridad de las personas.

Estas son las medidas a tomar en cuenta para trabajar con cemento rápido:

Uso de mascarilla para evitar la inhalación de polvo
  • Utilizar mascarilla para evitar inhalar polvo: El polvo de cemento es perjudicial para la salud y puede causar enfermedades respiratorias.
  • Utilizar lentes y guantes de goma: Así como el cemento portland tradicional, el cemento rápido es irritante al contacto con la piel y los ojos, por eso, es recomendable utilizar lentes y guantes.
  • Preparar la mezcla en cantidades moderadas: De esta manera se tendrá tiempo suficiente para manipular y aplicar el material de forma adecuada sin correr riesgo de endurecimiento prematuro.
  • Preparar la mezcla cerca del lugar de trabajo: Así se optimiza el tiempo de trabajo y se evita que el cemento endurezca antes de ser utilizado.

Cemento rápido para reparar suelos de hormigón

El cemento rápido es ideal para llevar a cabo reparaciones en este tipo de superficies.

Dentro del sector industrial, los suelos de hormigón deben mantenerse en perfecto estado para no poner en riesgo la productividad de la instalación. Por eso, es necesario realizar un mantenimiento adecuado de manera periódica.

En caso de existir grietas o fisuras menores, puede utilizarse el cemento rápido, ya que minimiza el tiempo de interrupción en las actividades laborales y ofrece resultados óptimos.

Una manera de maximizar la vida útil de los suelos y acabar de manera definitiva con los daños en su superficie, es con ayuda del sistema tratamiento BECOSAN®. Este tratamiento acaba con los problemas de humedad, desprendimiento de polvo y ofrece un acabado estético impecable que garantiza las mejores condiciones para todo tipo de almacenes industriales.

Siéntete libre de compartir nuestro contenido

Usa los botones para compartir directamente con un click en tu red social favorita.

Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email